El escenario como escuela

La suya podría haber sido una vida de tango, de esas difíciles y enmarcadas en un escenario tan propio como los arrabales bonaerenses, a ritmo de los acordes de cualquier partitura de Le Pera. Sin embargo, Jaime Nipomnische…

En un teatro bonaerense, con 18 años, Jaime Jaimes había descubierto su vocación: ser profesor de actores. En su aventura por lograrlo, una ciudad era su destino: París, donde impartía clases Étienne Decroux…

“Aquel café Gijón con sus tertulias; la alegría de los españoles a pesar de Franco… Era precioso. Al principio, era un sudaca que había vivido en París; pero cuando empecé a manifestarme en contra de todo, me reconocieron como uno de ellos”…

Hacía falta amar profundamente el teatro para abandonar una ciudad como París, donde se reconocía su trabajo y disponía de infinitos estímulos culturales, y marchar a miles de kilómetros, a California, en busca de nuevos retos escénicos…

“Si vas a San Francisco, no olvides llevar flores en el pelo; si vas a San Francisco, ten por seguro que encontrarás gente amable allí”, decía la canción de Scott McKenzie. Jaime no sucumbió al espíritu flower power de esta melodía…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Catálogo Razonado - Jaime Jaimes

Descarga gratuitamente
su catálogo razonado

Descarga gratuita
Volver